Usted está aquí

Reforestación
Indígena

Buscando soluciones beneficiosas para combatir el Cambio Climático y mejorar los medios de vida en la comarca Indígena Ngäbe-Buglé de Panamá

Octubre 10, 2022

¿Pueden las lecciones de reforestación inteligente del Proyecto Agua Salud del Smithsonian en la cuenca del Canal de Panamá beneficiar a las comunidades indígenas en tierras deforestadas en el oeste de Panamá?

El 8 de octubre, en El Peñón, Panamá, líderes indígenas de la Comarca Ngäbe-Buglé y Campesino, se unieron a científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) para firmar un acuerdo que celebra la Iniciativa de Reforestación Rohr. El Centro de Estudios y Acción Social Panameño (CEASPA), una ONG orientada a la justicia ambiental y social, también fue un participante clave. Todos esperan que la iniciativa inspire proyectos de plantación de árboles más ambiciosos para convertir el dióxido de carbono (CO2) que causa el calentamiento global en madera y beneficiar a los pueblos indígenas y locales.

Líderes de la Comarca Ngäbe-Bugle y Campesino junto a representantes del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) firman un acuerdo que establece la Iniciativa de Reforestación Rohr, un experimento para compensar a los residentes indígenas por plantar y cuidar árboles en áreas deforestadas de la Comarca. El Centro de Estudios y Acción Social Panameño (CEASPA), una ONG panameña orientada a la justicia ambiental y social, fue testigo de la firma del acuerdo. De izq. a der.: Pedro Nola Flores, expresidente del Congreso General Tradicional Comarca Ngäbe-Buglé; Melitón Miranda, presidente del Congreso Local Tradicional, Distrito Ñürüm; Oris Sanjur, subdirectora de STRI; Víctor Guerra, presidente del Congreso Regional Tradicional, Región Kädri; Daniel Holness, presidente y representante legal de CEASPA.

“Ahora en su decimocuarto año, el Proyecto Agua Salud, un experimento de reforestación establecido en el área del Canal de Panamá por STRI en asociación con la Autoridad del Canal de Panamá y el Ministerio de Ambiente de Panamá (MiAmbiente), nos enseñó que la reforestación exitosa depende de plantar los árboles correctos en el lugar correcto, en el momento correcto, por la razón correcta: a esto lo llamamos Reforestación Inteligente”, comentó Jefferson Hall, Director del Proyecto Agua Salud. “Estamos llevando las lecciones que aprendimos a la Comarca, un paisaje en gran parte deforestado donde las oportunidades de empleo son escasas, para crear una reforestación inteligente que también sea beneficiosa para las personas”.

Debido a que la tierra en la Comarca es comunal y las decisiones se toman colectivamente, el equipo de Agua Salud pasó más de un año viajando de un lado a otro para refinar la propuesta de la nueva iniciativa con los líderes y residentes locales. En mayo, Jefferson Hall, la Gerente del Proyecto Agua Salud, Adriana Tapia, y Pedro Nola Flores, expresidente del Congreso Tradicional de la Comarca, caminaron dos horas y media hacia las montañas para asistir al Congreso Distrital anual convocado por el Distrito de Ñürüm bajo los auspicios del Presidente del Congreso Tradicional, Melitón Miranda.

El sábado 8 de octubre, en El Peñón, líderes y pobladores de la Comarca Ngäbe-Buglé y Campesino se reunieron con investigadores del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales para firmar un acuerdo histórico para celebrar la Iniciativa de Reforestación Rohr, un experimento con base científica para pagar a los pobladores plantar árboles nativos y carbón durante 20 años en mezclas que han demostrado ser exitosas en otros sitios.

Los 500 participantes del Congreso señalaron que esta era la primera vez en más de 30 años que personas ajenas viajaban a su reunión para pedir su permiso para colaborar. Hall estaba "un poco decepcionado" de que el proyecto no se aprobara de inmediato, pero vio sus solicitudes de aclaración de manera muy positiva. “Respetamos completamente su proceso de toma de decisiones”, comentó. Estaba feliz de volver a abordar las preguntas en una segunda reunión de líderes del Congreso en agosto.

La Iniciativa de Reforestación Rohr (STRI-RRI) probará diferentes mezclas de especies de árboles para la reforestación y compensará a los participantes por su trabajo y el uso de su tierra. Los residentes y los científicos plantarán 19 especies de árboles en mezclas en 19 sitios de diferentes tamaños en un paisaje deforestado de 400 km2. Durante los dos primeros años se plantarán un total de 100 hectáreas. Los investigadores recopilarán datos sobre la condición, el crecimiento y la supervivencia del sitio local. Los sitios se administrarán de manera intensiva durante los primeros cuatro años y los investigadores esperan monitorear los resultados durante 20 años.

El Peñón, localidad rural de la Comarca Ngäbe-Buglé y Campesino, sede de un histórico acuerdo firmado el sábado 8 de octubre para celebrar la Iniciativa de Reforestación Rohr. El área está en gran parte deforestada y las oportunidades de empleo son escasas, lo que lo convierte en un terreno de prueba ideal para la reforestación con mezclas de árboles nativos, elegidos en base a la investigación del proyecto Agua Salud, un experimento de reforestación a escala de paisaje del Smithsonian, ahora en su decimocuarto año.

Se precomentó que las especies de árboles crecerán bien según los mejores datos disponibles, pero como reconoce Katherine Sinacore, becaria postdoctoral de STRI-RRI, "hemos aprendido a esperar lo inesperado y sabemos que no todas las especies sobrevivirán y prosperarán, particularmente porque el área experimenta una estación seca prolongada, y muchos sitios están expuestos a los vientos de la estación seca”.

Los participantes e investigadores discutieron metodologías de plantación y manejo: ¿qué se necesita para construir una cerca? ¿Cuánta mano de obra se necesitará para preparar y sembrar la tierra y qué tipo de seguimiento y manejo se requerirá? STRI-RRI proporcionará todos los materiales necesarios y una compensación justa por la mano de obra cuando los participantes hagan el trabajo ellos mismos y con sus vecinos. Los árboles y el bosque pertenecen a los participantes. Ni STRI ni la Fundación Mark and Rachel Rohr mantienen ningún reclamo sobre los árboles. Cuando llega el momento de cosecharlos, los participantes son libres de utilizar la madera como mejor les parezca.

Grupo del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) que hizo realidad la Iniciativa de Reforestación Rohr: Adriana Tapia, gerente de investigación del proyecto Agua Salud; Katherine Sinacore, becaria postdoctoral; Johana Balbuena, técnica de investigación de Agua Salud; Oris Sanjur, subdirectora; Jefferson Hall, científico de STRI y director del proyecto Agua Salud; Rodrigo Ramírez, director asociado de Asuntos Legales y Externos; Carlos Espinosa, Universidad Tecnológica de Panamá; Miguel Núñez, técnico de investigación de Agua Salud.

Los puristas del cambio climático podrían resistirse a la idea de que los árboles podrían cosecharse en 30 años, pero a Hall no le preocupa. “El mundo tiene diez años para actuar juntos y evitar los efectos más catastróficos del cambio climático”, comentó Hall. “La silvicultura puede ser parte de la solución a corto plazo, pero también es una solución temporal a medida que otras tecnologías se ponen en línea. Si no hemos resuelto el problema en 30 años, entonces hemos fallado y ¿quiénes somos nosotros para decirles a los pueblos indígenas y locales lo que pueden hacer con sus árboles? Puedo vivir con eso, y apuesto a que muchos otros también pueden”.

Urbano Guerra, Cacique local del Distrito de Ñürüm. La Iniciativa de Reforestación Rohr espera apoyar a los pueblos indígenas locales compensándoles para que planten árboles que absorban carbono y mitiguen el calentamiento global.

“Los hombres y mujeres de STRI saben tanto sobre la reforestación en los trópicos como cualquier otra persona en el mundo. Saben cuánto carbono puede secuestrar un bosque joven en la cuenca hidrográfica del Canal de Panamá, por encima y por debajo del suelo, pero no saben, y nosotros no podemos saber, la tasa exacta de secuestro de carbono en este sitio completamente nuevo e increíblemente desafiante”, comentó patrocinador del proyecto, Mark Rohr. “Creo que un elemento importante en el éxito del proyecto de reforestación es la creación de propiedad del proyecto por parte de los pueblos indígenas, para esto debemos proporcionarles un medio para que obtengan ganancias económicas a través de este esfuerzo en los años venideros”, agregó. Para lograr esto, la iniciativa Rohr incluye una tarifa de "arrendamiento de tierras" pagada a los participantes durante los 20 años de duración del experimento. El proyecto Agua Salud ha demostrado que durante los primeros 30 años de rebrote, los árboles en una hectárea de terreno almacenan un promedio de 6.9 ​​toneladas métricas de CO2 en la biomasa arbórea aérea por año. Pagar $130 por hectárea al año le daría un precio al carbono de alrededor de $20 por tonelada.

Los técnicos del proyecto Agua Salud, Johana Balbuena, Miguel Núñez (mostrados aquí) y Mario Bailón han trabajado de cerca con los beneficiarios en la comarca desde Enero de 2022. Su compromiso y dedicación han sido claves.

“Hall y sus colegas han demostrado que cuando se incluye el carbono del “ecosistema” (carbono en la capa superior del suelo, las raíces, las lianas y los desechos leñosos), se obtiene un 60% adicional o un total de 11 toneladas métricas de CO2 por hectárea en la Cuenca del Canal de Panamá”, agregó Rohr. Con este tipo de reserva esperada, Rohr se siente cómodo arrendando con el único requisito de que él y STRI reciban los derechos sobre el carbono secuestrado durante la vida de la iniciativa. Él espera que las ganancias esperadas en las estimaciones de secuestro de carbono bajo tierra, cuando se prueben, puedan incorporarse a créditos futuros para expandir la Iniciativa de Reforestación en Panamá y beneficiar aún más a los propietarios locales.

En la Comarca Ngäbe-Buglé, los árboles proporcionarán diversos beneficios en áreas donde la tierra está cubierta por un bosque de matorral joven con pocas esperanzas de volver a los bosques tropicales altos y estratificados, ya que ya no hay ningún bosque maduro cercano para la resiembra natural. La “plantación de enriquecimiento” con especies de árboles altos crea un hábitat favorable para traer aves y otros animales salvajes que dispersan semillas y enriquecen el ecosistema. Algunos participantes esperan cosechar madera de alta calidad, otros están más interesados ​​en la madera para uso local y otros desean proteger los tramos superiores de sus cuencas.

Jefferson Hall, Director del Proyecto Agua Salud.

Como comentó Melitón Miranda en reuniones públicas, el Congreso agradece las extensas consultas de STRI y CEASPA con la Dirección Tradicional y el pueblo. También señaló que “se ha dicho que en muchas comunidades ahora tenemos más motosierras que árboles. Dependemos de los árboles para tantas cosas que es importante que reforestemos para las generaciones futuras”.

“Los grandes programas de reforestación promovidos por una miríada de acuerdos internacionales son meras palabras cuando no están adecuadamente financiados”, comentó Hall, “La Iniciativa de Reforestación Rohr conducirá a una mejor comprensión de cómo la plantación de árboles captura carbono, mejora la infiltración de aguas subterráneas y otros aspectos relacionados con el agua, servicios ecosistémicos, además, aumenta la biodiversidad, y esperamos que al mismo tiempo mejore la vida de las personas”.

Back to Top