Smithsonian Tropical Research Institute

Usted está aquí

Cumplimiento

¿Han cooperado las embarcaciones con los esfuerzos para la conservación de ballenas en el Golfo de Panamá?

Julio 24, 2020

Golfo de Panamá

Varios años después de que la Organización Marítima Internacional adoptara esquemas de separación de tráfico para reducir el riesgo de colisión entre embarcaciones y ballenas migratorias en el Golfo de Panamá, los científicos evaluaron si estas acciones de gestión de la conservación están siendo efectivas

Luego de que la Organización Marítima Internacional (OMI) adoptara una serie de Esquemas de Separación de Tráfico (TSS) en el 2014, con el objetivo de reducir las áreas de coincidencia entre los buques que ingresan al Canal de Panamá y las ballenas jorobadas migratorias, se esperaba que el número de colisiones disminuyera en más del 90%. Como las acciones de gestión de la conservación sólo son efectivas si se llevan a cabo concienzudamente, los científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) y otras instituciones analizaron los niveles de cumplimiento de los buques con las nuevas regulaciones.

Las colisiones con buques representan una de las amenazas humanas más graves para las poblaciones de ballenas, con un mayor riesgo de letalidad cuando las colisiones se dan con embarcaciones más grandes y rápidas. En el Golfo de Panamá, los altos niveles de tráfico marítimo a la entrada del Canal a menudo convergen con la llegada de ballenas jorobadas y sus crías, que migran desde las latitudes norte y sur durante su temporada de invierno. Entre el 2009 y 2011, esto dio como resultado 13 reportes de colisiones fatales entre buques y ballenas.

"Nuestra investigación inicialmente apoyó la solicitud del gobierno panameño a la Organización Marítima Internacional (OMI) para organizar el tráfico marítimo", comentó el científico de STRI y autor principal del estudio, Héctor M. Guzmán. "Ahora, nuestra ciencia evalúa los niveles de cumplimiento con las medidas de enrutamiento adoptadas por la OMI en el 2014".

Los esquemas de separación de tráfico del Golfo de Panamá, adoptados por la Organización Marítima Internacional e implementados en Panamá en el 2014, disminuyeron considerablemente la interacción entre buques y ballenas migratorias, reduciendo el riesgo de colisiones y muertes. Crédito: Anne Gordon.

Para evaluar el cumplimiento con los nuevos esquemas de separación de tráfico de la OMI y los límites de velocidad recomendados durante la temporada de migración de ballenas, el equipo de investigación recopiló datos desde el 2014 hasta el 2016, de los sistemas de identificación automática (AIS) de los buques, que rastrean de forma remota su posición, velocidad y rumbo. Descubrieron que la mayoría de los buques se adhirió los TSS durante ambos años, con tasas de cumplimiento más altas para los buques de carga y los petroleros.

A pesar de que estos TSS han reducido la posibilidad de encuentros entre embarcaciones y ballenas, continuar monitoreando el cumplimiento de estas regulaciones, y reportando las lesiones y la mortalidad de ballenas relacionadas con las colisiones con buques, es crucial para evaluar la efectividad de las medidas de conservación. Entre el 2017 y 2019, por ejemplo, ocho ballenas grandes fueron reportadas muertas, una disminución del 38% en comparación con los informes entre el 2009 y 2011.

"Los esquemas de separación de tráfico del Golfo de Panamá, implementados en el 2014, disminuyeron considerablemente la interacción entre buques y cetáceos", comentó Fernando Jaén, capitán de la Autoridad del Canal de Panamá y co-diseñador de los esquemas de separación.

Los investigadores también señalaron que podría mejorarse el cumplimiento del límite de velocidad estacional recomendado para los buques que transitan el TSS. Aunque no es una regulación obligatoria, es un factor comprobado para aliviar el riesgo de colisiones fatales con buques. Las compañías navieras podrían anticipar estas restricciones de velocidad y compensar el tiempo perdido aumentando su velocidad en áreas no restringidas a lo largo de la ruta.

"Nuestro estudio es el primero en evaluar las medidas para mitigar el riesgo de colisiones de buques con ballenas, tras de su implementación en el Golfo de Panamá", comentó Stefanie Kaiser, bióloga marina de la Universidad de Lodz y coautora del estudio. "Es positivo que la mayoría de las embarcaciones cumplan con los esquemas de separación de tráfico, pero si aumentamos el cumplimiento de las restricciones de velocidad podremos proteger a las ballenas jorobadas en el área de manera más efectiva".

El monitoreo continuo del cumplimiento de estas políticas y recomendaciones basadas en la ciencia, así como una mejor comunicación con los marinos, a través del apoyo continuo del sector marítimo panameño y las autoridades de conservación, podría conducir a una navegación segura y rentable y al logro de los objetivos de conservación.

Back to Top