Usted está aquí

VAT Fat

La evolución de la obesidad

Enero 29, 2019

Panamá

La epidemia de enfermedades relacionadas con la obesidad, como la enfermedad cardíaca y la diabetes tipo 2, puede deberse a un proceso ventajoso que fracasó al cuerpo almacenar el exceso de energía como tejido adiposo visceral que es la grasa que rodea los órganos internos en el abdomen.

De acuerdo con la bióloga evolutiva Mary Jane West-Eberhard, científica emérita del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, la diabetes tipo 2 (aparición en adultos) y otras enfermedades de la epidemia de obesidad dependen de cómo el cuerpo almacena el exceso de energía. En Proceedings of the National Academy of Sciences, ella describe sus ideas sobre la grasa dentro de la cavidad abdominal, el tejido adiposo visceral o el IVA: como la "hipótesis de priorización del IVA".

"La obesidad patógena es un proceso ventajoso que fracasó", comentó West-Eberhard. “Muy temprano en la vida, el cuerpo decide dónde almacenar la grasa. "Es lógico que los fetos mal nutridos inviertan en IVA en lugar de grasa debajo de la piel porque el IVA evolucionó para protegernos de las infecciones, pero esta opción a su vez nos prepara para el desastre si más adelante en la vida tenemos acceso a demasiadas calorías".

Más de 300 millones de personas están afectadas por la diabetes asociada a la obesidad. La enfermedad cardíaca es un asesino importante. Ambos implican inflamación crónica.

"El hecho de que el tejido graso visceral evolucionó para combatir las infecciones viscerales ofrece una hipótesis causal de cómo los edulcorantes ricos en fructosa y las grasas saturadas contribuyen a enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2", comentó West-Eberhard. "Influyen en qué bacterias crecen en el interior de los intestinos [llamado microbioma], lo que hace que las paredes intestinales sean más permeables y liberen más toxinas en el torrente sanguíneo, estimulan el sistema inmunitario visceral y potencialmente conducen a una enfermedad inflamatoria crónica".

Los investigadores estudian la obesidad desde una gran variedad de ángulos según su especialidad, pero West-Eberhard examinó la interrogante y se preguntó cómo el cuerpo toma las decisiones sobre dónde depositar la grasa y por qué.

"El tratar de comprender las enfermedades relacionadas con la obesidad sin entender las estructuras abdominales que se vuelven obesas es como tratar de entender las enfermedades circulatorias sin conocer las funciones del corazón", comentó West-Eberhard.

Desconocido para la mayoría, la grasa visceral es la “súper vendita” de la naturaleza. A veces llamado "la policía abdominal", la estructura rica en IVA llamada omento, un pliegue suelto de la membrana que recubre la cavidad abdominal, se adhiere a heridas, balas perdidas y sitios de infección como un vendaje lleno de antibióticos. De hecho, los cirujanos a veces usan piezas de omento para ayudar a controlar infecciones postoperatorias graves. El IVA también rodea el intestino delgado, como una segunda línea de defensa contra patógenos y toxinas que llegan a través del cuerpo desde el exterior y se escapan, especialmente cuando las membranas de los intestinos se "filtran".

En el pasado, el papel de la grasa visceral como parte del sistema inmunológico puede haber sido más importante que en la actualidad porque las infecciones eran más comunes. West-Eberhard propone que, en los fetos sujetos a estrés nutricional, se puede almacenar más energía como grasa alrededor de los órganos abdominales, en lugar de como grasa debajo de la piel (grasa subcutánea o SAT). Ella señala que el crecimiento de recuperación infantil, un mejor predictor de la enfermedad asociada a la obesidad que el bajo peso al nacer, puede ser un signo del error que el cuerpo ha cometido al asignar energía al IVA que produce la “forma de manzana” de la obesidad abdominal, en lugar de “forma de pera” de la parte inferior de la grasa corporal distribuida en las caderas, glúteos o muslos o más uniformemente debajo de la piel.

En individuos con sobrepeso, se puede desarrollar un circuito de retroalimentación peligroso: el aumento del IVA conduce a un aumento de la inflamación crónica, lo que, a su vez, conduce a un aumento de la resistencia a la insulina que conduce a un mayor almacenamiento del IVA y una mayor susceptibilidad a las enfermedades. Finalmente, en dichos individuos, la capacidad de producir insulina se reduce y necesitan inyección de insulina para controlar su diabetes tipo 2 (aparición en adultos).

"Creo que la combinación de desnutrición temprana en la vida junto con las dietas modernas de grasas saturadas y grasas trans, además de alimentos con alto contenido de fructosa, disponibles a escala mundial está llevando a una situación que es tóxica para las personas en muchas culturas distintas", comentó West-Eberhard. “La forma del cuerpo de las personas, manzana versus pera, se basa en la forma en que sus cuerpos asignan la grasa. Incluso en las sociedades antiguas, la mala nutrición que conduce a la inversión en el IVA contribuyó a los cuerpos con forma de manzana, en comparación con los cuerpos voluptuosos y en forma de pera más "bellos" asociados con el almacenamiento de grasa SAT por parte de bebés mejor nutridos. La agitación social (guerras, conquista y enfermedad) hubiera favorecido la flexibilidad en la asignación de grasas porque el rango social y la disponibilidad de alimentos ocasionalmente habrían cambiado".

En el futuro, se espera ver más investigaciones que revelen señales fetales que activen el almacenamiento del IVA, el desarrollo del sistema inmunitario visceral, el papel del omento, la resistencia a las enfermedades en las personas obesas y las capacidades de las personas de diferentes orígenes geográficos y étnicos para asignar grasa de manera diferente.

Referencia: West-Eberhard, MJ. 2019. Nutrition, the visceral immune system, and the evolutionary origins of pathogenic obesity. PNAS. 10.1073/pnas.1809046116 https://www.pnas.org/content/early/2018/12/26/1809046116

Back to Top