Usted está aquí

Igual que
mamá

La impronta sobre las madres puede
conducir a la especiación en ranas venenosas

Octubre 9, 2019

Bocas del Toro, Panamá

La impronta en el color parental puede ser más importante que la genética cuando se trata de la evolución de nuevas especies.

El viejo dicho de que las personas se casan con sus padres puede ser cierto para las ranas punta de flecha, e incluso puede conducir a la formación de nuevas especies, según un reciente estudio en Nature basado en el trabajo del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI).

Las ranas punta de flecha viven en tierra firme en la provincia de Bocas del Toro de Panamá y se han aislado en las islas del archipiélago que se formaron durante los últimos 10 millones de años a medida que el nivel del mar subió. En algunas islas solo existe una forma de color: naranja o verde, por ejemplo, pero en otras islas existen varias formas de color juntas, como ranas de color azul y rojo.

"En el pasado, la gente asumía que este grupo de ranas venenosas de colores brillantes advertían a los depredadores que su piel es tóxica", comentó Corinne Richards-Zawacki, investigadora asociada de STRI y profesora de ciencias biológicas en la Universidad de Pittsburgh. "Pero a los depredadores no parece importarles de qué color son las ranas, al menos según nuestros experimentos anteriores. Es por eso que comenzamos a preguntarnos si la forma en que eligen parejas puede conducir a poblaciones de diferentes colores en diferentes islas".

El equipo estableció tres situaciones diferentes: crías de ranas criadas con dos padres del mismo color (bebé rojo, padres rojos), crías de ranas criadas con padres de un color diferente (bebé rojo, uno rojo y uno azul) y crías de ranas criadas por padres adoptivos de un color diferente (bebé rojo, padres azules). En cada caso, se preguntaron qué color elegirían las crías hembras como parejas y qué color percibirían las crías machos como rivales.

"Descubrimos que las ranas hembras con padres del mismo color tendían a elegir parejas del mismo color, mientras que las ranas con padres adoptivos de un color diferente elegirían parejas del color de los padres adoptivos", comentó Yusan Yang, quien está completando su tesis de doctorado en la Universidad de Pittsburgh. “Lo mismo era cierto para la agresión entre machos. Esto nos dice que la impronta era más importante que la genética cuando se trata de dar forma a estos comportamientos basados ​​en el color". La Impronta es cualquier tipo de aprendizaje ocurrido en cierta fase crítica, ya sea en una edad o etapa de vida particular, que es rápido y aparentemente independiente de la importancia de la conducta.

Cuando se criaron crías de ranas con un progenitor del mismo color y un progenitor de un color diferente, las hembras eligieron a los compañeros del color de su madre, y los machos eligieron a los rivales del color de su madre, lo que indica que la impronta materna probablemente era más importante que la impronta paterna.

También crearon un modelo matemático que muestra que la agresión por parte de los machos basada en la impronta, en concierto con la elección de la pareja hembra basada en la impronta, fue suficiente para hacer que evolucionara un escenario, donde compañeros similares se aparean con similares, lo que podría conducir a dos formas de color que se conviertan en especies separadas.

"Estamos fascinados con la idea de que el comportamiento puede desempeñar un papel tan importante en la evolución", comentó Richards-Zawacki.

Referencia: Yang, Y., Servidio, M.R. and Richards-Zawacki, C.L. 2019. Imprinting sets the stage for speciation. Nature. https://doi.org/10.1038/s41586-019-1599-z

Back to Top