Reseña de investigación

¿Cómo impactaron los pueblos precolombinos los ambientes neotropicales?

Durante milenios, los pueblos precolombinos del Neotrópico modificaron el medio ambiente. La intervención humana aumentó a medida que creció la población humana, ocupando nuevos hábitats. El cambio climático, la caza y la agricultura hicieron que algunas especies de animales desaparecieran o se volvieran raras. Otras especies se beneficiaron de la simbiosis con los seres humanos. Donde la sequía estacional fue intensa, la quema de vegetación cortada acentuó su transformación. Las herramientas de piedra y —aparte de los Andes— la ausencia de animales de carga mitigaron los impactos precolombinos, permitiendo que los hábitats boscosos se expandieran después de que la conquista europea provocara el declive de la población humana y un gran cambio económico. Muchos bosques hoy todavía evidencian la huella milenaria de las hazañas de los nativos americanos en aislamiento de otros continentes.

¿Era el istmo de Panamá un pasadizo para los migrantes entre América del Norte y América del Sur?

Principalmente, no. Las primeras personas transitaron hacia el sur a lo largo de la costa del Pacífico. Los cazadores-recolectores de la cultura Clovis llegaron hace 13,000 años y se quedaron. Cuando la agricultura se estableció hace 8,000-6,000 años, la población se dividió; pero los grupos de fisión no se movieron mucho. El intercambio fue más intenso entre los vecinos. Las amplias redes de comercio de 2,500 años atrás probablemente no involucraron el movimiento de pueblos lejanos hacia Panamá, pero sí en el noroeste de Costa Rica y Nicaragua. La cultura arqueológica cambió más al este de El Valle que hacia el oeste. Sólo los datos arqueo-genéticos permitirán diferenciar entre las poblaciones procedentes de las zonas continentales hacia el sur y los procesos culturales endógenos; es decir, los cambios en el comercio y la ideología.

¿Cuáles son las principales faltas de continuidad en la historia cultural y ambiental del puente terrestre centroamericano, y qué podría haberlas causado?

El asentamiento español fue una gran discontinuidad. Enfermedades, violencia y la esclavitud desencadenaron el colapso de la población y grandes cambios en la productividad agrícola y el comercio. La asimétrica supervivencia masculina y femenina generó una población híbrida con una herencia femenina predominantemente indígena. Los diez pueblos indígenas sobrevivientes descienden de grupos del puente centroamericano o vecinos cercanos. Muchos bosques volvieron a cubrir las tierras cultivadas. El ganado y las hierbas eurasiáticas alteraron algunos paisajes. La llegada de los Paleoamericanos hace unos 13,000 años inició la tala de los bosques, pero los efectos antropogénicos resultantes fueron regionales. Las principales discontinuidades sociales ocurrieron en el noroeste de Costa Rica y el sur de Nicaragua hace 1,300 años o antes, cuando personas de afuera llegaron debido a la agitación política en Mesoamérica. El cambio cultural continuó, pero con variaciones a nivel comunitario.

¿Cuáles fueron los roles de las sabanas y las costas en el desarrollo de la sociedad precolombina?

Las sociedades indígenas más grandes existían principalmente a lo largo de los tramos más bajos de los ríos del Pacífico, donde los bancos aluviales y los humedales marinos proporcionaban las condiciones óptimas para la agricultura basada en el maíz, la calabaza y los tubérculos, la caza de ciervos de cola blanca y las iguanas y la explotación de grandes biomasas de peces costeros e invertebrados marinos. Los valles de las tierras altas de Chiriquí y Costa Rica fueron óptimos para el cultivo de maíz y frijol, pero los recursos acuáticos locales fueron mínimos. Las islas de las Perlas (Pacífico) e isla Colón (Caribe) también sostuvieron grandes poblaciones. Aquí la pesca y la captura de tortugas se favorecían por los arrecifes y las corrientes de agua clara. Los grandes manatíes eran una importante fuente de alimento. La caza en los bosques costeros del Caribe se enfocaba en los roedores y los pecaríes de tipo conejillo de indias, cuyas biomasas responden al cultivo de huertos.

¿Cómo difieren la historia, la naturaleza y los efectos de la agricultura neotropical de los de otras áreas donde se desarrolló la producción de alimentos?

La agricultura es tan antigua en el Nuevo Mundo como en Eurasia. Las fuentes básicas de carbohidratos (granos y raíces) están presentes en ambos territorios, pero difieren taxonómicamente: trigos, cebada, avena, arroz y nabos en Eurasia; maíz, quinoa, yuca, camote y papas en el Neotrópico. Las prácticas de los agricultores eurasiáticos y su movilidad se vieron reforzadas por el fertilizante ungulado, la tracción y el transporte. Los animales domesticados neotropicales son pocos: camélidos y cobayos (en los Andes y Antillas), patos reales, y perros domésticos (criados para comer por algunas culturas). Las aves y los mamíferos salvajes, cautivos o manipulados, se convirtieron en una importante fuente de alimento en el trópico. Tales diferencias condujeron a respuestas continentales desiguales a la agricultura entre los grupos humanos. En Eurasia, los movimientos de poblaciones enteras estaban vinculados a la expansión agrícola. En el Neotrópico, los cultivos se movían más rápido que los grupos sociales humanos.

Educación

B.A., University of Bristol, England, 1968.

Ph.D., Institute of Archaeology, London University, England, 1972.

Publicaciones destacadas

Martín, J.G., Bustamante, F., Holst, I., Lara-Kraudy, A., Redwood, S., Sánchez-Herrera, L.A., Cooke, R.G. (2016). Ocupaciones prehispánicas en Isla Pedro González, Archipiélago de Las Perlas, Panamá. Aproximación a una cronología con comentarios sobre las conexiones externas. Latin American Antiquity 27(3): 378-396. DOI: 10.7183/1045-6635.27.3.378.

Cooke, R.G., Wake, T.A., Martínez-Polanco, M.F., Jiménez-Acosta, M., Bustamante, F., Holst, I., Lara-Kraudy, A., Martín, J.G., Redwood, S., 2016. Exploitation of dolphins at a 6000 yr old Preceramic site in the Pearl Island Archipelago, Panama. Journal of Archaeological Science: Reports 6: 733-756.

Martínez-Polanco, M.F., Jiménez-Acosta, M., Buckley, M., Cooke, R.G., 2015. Impactos humanos tempranos en fauna insular: El caso de los venados de Pedro González (Archipiélago de las Perlas, Panamá). Archaeobios 9 (1), diciembre 2015. ISSN 1996-5214.

Cooke, R.G., A.J. Ranere, G.A. Pearson, R. Dickau, 2013. Radiocarbon chronology of early human settlement on the Isthmus of Panama (13,000-7,000 BP). Cultural affinities, environments and subsistence change. Quaternary International. dx.doi.org//10.1016/quaint.2013.1032.

Cooke, R.G., M. Jiménez, and A.J. Ranere, 2008. Archaeozoology, art, documents, and the life assemblage, In: Reitz, E.J., Scarry, C.M., Scudder, S.J. (Eds.), Case Studies in Environmental Archaeology, 2nd edition, Springer, New York, pp. 95-121. 

Cooke, R.G., and M. Jiménez, 2008. Pre-Columbian use of freshwater fish in the Santa Maria biogeographical province, Panama. Quaternary International 185: 46-58. 

Pearson, G.A., and R.G. Cooke, 2007. Cueva de los Vampiros, Coclé, Panama. Nuevos datos sobre la antigüedad del ser humano en el Istmo de Panamá. Arqueología del Area Intermedia 7: 39-70. 

Cooke, R.G., 2005. Prehistory of Native Americans on the Central American land-bridge: colonization, dispersal and divergence. Journal of Archaeological Research 13: 139-188.

Cooke, R.G. and L.A. Sanchez, 2004. Panamá Prehispánico (I), Panamá Indígena (2). In, A. Castillero C., editor, Historia General de Panamá, Volumen 1, Tomo 1, Comité Nacional de Centenario de la República, Presidencia de la República, Panamá, pp. 3-78. 

Back to Top