Avances Científicos

Salvando las ranas para las generaciones futuras

August 11, 2014

Salvando las ranas para las generaciones futuras

Lanky Cheucarama es un artesano experto y un dedicado conservacionista por elección

Lanky Cheucarama es un artesano experto y un dedicado conservacionista por elección. Su amor por las ranas lo atrajo a la conservación de los anfibios. Lanky ha laborado por cuatro años en el proyecto de Rescate y Concervación de Anfibios de Panamá (PARC por sus siglas en inglés) del Smithsonian y esculpe figurillas de ranas desde que era un niño.

Creció en la Comarca Emberá-Wounaan, uno de los territorios indígenas de Panamá y entiende la importancia biológica y cultural de las ranas. Las exquisitas figurillas que esculpe facilitan una mejor apreciación de las especies en peligro de extinción.

“A decir verdad, hemos dejado a la próxima generación sin nada que ver”, comentó Lanky, refiriéndose a los muchos anfibios que han desaparecido de su hábitat natural en las últimas décadas. “Por desgracia, sólo se verán a estos anfibios en libros y en ningún otro lugar, por lo que es muy importante hacer hincapié en la educación para que las personas puedan conocer la importancia de las especies.”

Lanky utiliza la tagua para esculpir las ranas. La tagua es la semilla de una palmera también conocida como marfil vegetal porque el duro endospermo blanco de sus semillas se asemeja al marfil de elefante.

La escultura de la semilla de tagua se ha transmitido a través de su familia por generaciones. Sus padres y su familiares le enseñaron a perfeccionar su arte. Lanky considera a sus ranas esculpidas como pequeños logros que demuestran la importancia de éstas en su cultura.

Lanky trabaja en el PARC en el mantenimiento de las nuevas instalaciones del proyecto en Gamboa, que aún están en construcción. “Es un placer estar en este proyecto y trabajar también como conservacionista,” comentó.

Regresar

PrintImprimir   ArchiveOtros artículos   Send your commentsComentarios