Avances Científicos

¿Por qué les temen a los murciélagos?

July 14, 2014

¿Por qué les temen a los murciélagos?

Como administradora del laboratorio de estudios en murciélagos de Rachel Page, May Dixon hace una docena de cosas a la vez. Informa a los recién llegados sobre las enfermedades tropicales, los entrena en cómo capturar murciélagos de manera segura

Como administradora del laboratorio de estudios en murciélagos de Rachel Page, May Dixon hace una docena de cosas a la vez. Informa a los recién llegados sobre las enfermedades tropicales, los entrena en cómo capturar murciélagos de manera segura y coordina las actividades de campo. Como investigadora, Dixon contribuye al creciente cuerpo del conocimiento innovador del Smithsonian en Panamá, especializado en la cognición y la memoria a largo plazo.

Ella es también una educadora veterana en la lucha contra la chiroptophobia o el miedo a los murciélagos. Dixon se da cuenta regularmente cuando participa en actividades de divulgación, que los conceptos erróneos comunes abundan.

Contó que las personas temen a los murciélagos porque éstos viven en un mundo sensorial distinto, utilizando ondas sonoras inaudibles para navegar oscuridad. “Tenemos miedo de las cosas que no entendemos y los murciélagos son justamente el ejemplo perfecto”.

Tal vez el principal malentendido es que todos los murciélagos son vampiros. De las 1,200 y más especies de murciélagos en el mundo, sólo tres lo son. Sólo el Desmodus rotundus es común donde hay ganado y pueden morder a los humanos.

Los murciélagos son parte integral de los ecosistemas y de la salud humana. Polinizan flores, dispersan semillas y consumen grandes cantidades de insectos que transmiten enfermedades y se comen las cosechas. Los investigadores especializados en murciélagos mejoran nuestra comprensión de la ecolocalización – el método que utilizan los murciélagos para navegar en la oscuridad, además del aprendizaje social, la cognición, la selección sexual oscura y la evolución.

“Cuanto más trabajo con ellos, más me doy cuenta de que no son pequeñas ratas aladas”, comentó Dixon. “Son inteligentes, son curiosos y enérgicos. Pueden ser lindos una vez que llegues a conocerlos.”

Regresar

PrintImprimir   ArchiveOtros artículos   Send your commentsComentarios